Jomari DeLeon: Bajo presión, eligió una decisión terrible | FAMM

Jomari DeLeon: Bajo presión, eligió una decisión terrible

Jomari DeLeon hizo dos ventas de drogas durante el curso de 24 horas, ganando menos que $200. ¿Una reina de droga? De ninguna forma. No obstante, siendo su primer delito fue condenada a 15 años. Ni siquiera el juez quería darle tanto tiempo en la prisión. Y lo peor, el mismo delito lleva solo tres años hoy en día. (Haga clic aquí para esta historia en inglés)

 

 La adicción no fue lo que llevó a Jomari DeLeon a vender una cantidad relativamente pequeña de pastillas hidrocodonadas durante aproximadamente 24 horas—algo que el juez de su juicio describió como “extremadamente estúpido.” Tampoco fue una vida marcada por el crimen y la desesperación.

Fue un perrito.

Todo comenzó en 2011. Jomari tenía 28 y vivía en Kissimmee, Fla., vio un perrito en venta en línea y pago un deposito de $100. A medida que pasaba el tiempo, se dio cuenta que no tenía el dinero para pagar el perrito, era demasiado caro. La vendedora, una amiga de Facebook, le aseguro que podría pagar el perrito encontrando drogas para vender.

“Le dije que no, no sé de dónde podría encontrar algunas pastillas,” Jomari dijo. “Despúes de eso, siempre estaba mandándome mensajes y llamándome para preguntarme si puedo conseguir algún tipo de pastillas para ganar dinero extra y recuperar mi dinero del depósito… cada vez le decía que no.”

Después de meses de presión, Jomari se venía abajo y le dijo que podía conseguir algunas pastillas de un vecino para vender. Su amiga arregló que Jomari conociera a un tercero y vendiera las drogas. En un día, Jomari hizo dos ventas de drogas, y gano menos de $200.

“Después de eso, la señora a la que le vendí las pastillas siguió llamándome y enviándome mensajes de texto por más pastillas. No quería nada más que ver con la situación, y por eso, cambié mi número .” Después, Jomari, una artista, se dedicó a su pintura y a su hija. Durante los fines de semana, fue a festivales de arte y artesanía en todo el estado con su familia, vendiendo joyas.

Pasó un año y medio, y en mayo de 2013 Jomari fue detenida. Resultó que su “amiga” era una informante confidencial, y las ventas de drogas de Jomari eran una parte de una conspiración mucho mayor. Fue liberada en bonos y continuó a enfocarse en su arte, trabajando como una camarera en un restaurante. En ese momento, se le ofreció un trato negociado de tres años, que rechazó. Resultaría ser la elección equivocada.

Fue a juicio en 2015 y fue declarada culpable por dos cargos: vender 11,6 gramos (18 pastillas) en una venta y 15,6 gramos (29 pastillas) en la segunda. Fue condenada a 15 años por el primer delito, y tres por el segundo, a correr simultáneamente con los 15. Si hubiera vendido tres pastillas menos en la segunda venta, su sentencia habría sido considerablemente inferior.

Quince años por primera ofensa.

La sentencia de Jomari es especialmente extensa cuando se considera cómo la ley condenatoria por su crimen cambió en el período comprendido entre su crimen y el juicio. Vendió drogas en 2011, y ese año, la sentencia por ese delito fue de 15 años. En 2014, la ley cambió y el mismo delito cumplió ahora una pena de tres años. En 2015, Jomari fue arrestada y acusada por el crimen que cometió en 2011, y fue condenada a 15 años en 2016, aunque para ese momento su crimen exigió una pena de tres años.

En su juicio de sentencia, Jomari estaba afectada y confundida. Tenía gemelos de cuatro meses, además de su hija mayor, y sufría depresión post-parto. Le rogó al juez Leticia Marques: “Su Señoría, sé que cometí un error. Y todo lo que pido es que me condenen a las nuevas directrices mínimas obligatorias para que pueda regresar con mis hijos. Ahora es la nueva ley. No soy una mala persona. Soy una madre maravillosa. Cometí un error. Por favor, hagan las nuevas directrices. La nueva ley es todo lo que pido, por favor. Mis hijos me necesitan. Lo siento.”

La respuesta del Juez Marques: “Sra. DeLeon, sinceramente, desearía que hubieras aceptado los tres años [acuerdo de la petición que se le ofreció]. No lo hiciste. Y esto es—no estoy disfrutando de la sentencia de hoy. Nadie lo disfruta. Si pudiera darte menos tiempo, lo haría. Si el Tribunal de Apelación considera que hay un terreno en el que podría condenarle a tres años, estaré encantado de resentirle a eso.”

Justo antes de que terminara el juicio, Jomari dijo a través de lágrimas: “Acabo de perder mi vida.”

Jomari a estado en prisión casi cuatro años, y a pesar de esas palabras, ha intentado acumular una vida significativa y positiva a pesar de las dificultades. “Actualmente trabajo en mi propia tienda de comedores en el parque de visitas del recinto. También, soy un miembro del equipo de perros del CCI. Soy una entrenadora de perros de servicio para veteranos con PTSD y niños con autismo.

“Si hubiera vendido tres pastillas menos en la segunda venta, su frase habría sido considerablemente inferior.”

Mis hijos son mi mundo, yo intento estar más a su alcance y tener una relación con ellos de la mejor manera que puedo—aunque no esté físicamente allí. Mis gemelos son Yadier y Javier y ellos tienen cuatro años. Yadier ama a Paw Patrol y tiene mucha personalidad. Javier ama a Thomas el Tren y es muy tranquilo y observador. Son tan inteligentes y dulces. Mi hija Lunexys tiene ocho años. Está en segundo grado y le encanta pintar como yo. Está en ballet, también le encanta cantar y tocar la guitarra. Le gustan las sirenas y Mi Pequeño Pony y recientemente ha estado en estos nuevos personajes llamadas chicas de LOL. Son nuevos para mí, pero ella me dice todo sobre ellos.”

Jomari no es el único que siente firmemente que su sentencia estaba equivocada. El juez Marques fue claro: “Hiciste algo fenomenalmente estúpido, pero sólo lo hiciste esas dos veces. Se le ofreció la oportunidad de seguir traficando drogas, y lo rechazaste. Por lo tanto, parece que se trata de un incidente de una sola vez en su vida … no creo que los 15 años sean una sentencia adecuada. Sin embargo, toda mi investigación indica que es la única sentencia jurídica en este caso y que no tengo ninguna opción.

¿La solución? Los legisladores de Florida deben de hacer retroactiva la ley que aprobaron en 2014. No sería sólo Jomari quien se beneficiaría. Otra vez habla la Juez Marques: “He tenido este asunto más de una vez en la retroactividad del nuevo estatuto. Lo he mirado. Lo he mirado muy duro porque ha habido más de un caso donde, si pudiera condenar a alguien a menos, lo habría hecho. Pero no veo que haya ninguna apertura. Lo único que puedo hacer por usted, Sra. DeLeon, esto es, que es… voy a ponerlo en el registro. Si pudiera condenarle al mínimo de tres años, lo haría.”

Mientras tanto, Jomari espera, con 12 años más en su sentencia. ‘Cometí un error y cometí un crimen. Entiendo que lo que hice estuvo mal. Pero no me siento como 15 años es una sentencia justa por mi crimen. Sé que los legisladores sentían lo mismo cuando hicieron los cambios en la ley en 2014, sólo quiero poder beneficiarme de los cambios realizados y tener otra oportunidad de estar con mi familia y criar a mis hijos. Los veo a menudo, recibo videos de ellos enviándome besos y mostrando sus nuevos juguetes y fotos. También hablo con ellos por teléfono. Me he perdido mucho, pero saben que soy mamá”.

Una de las obras de Jomari.

Jomari (al la izquierda) y su hija.

NOMBRE: Jomari DeLeon

SENTENCIA: 15 años

LOS DELITOS: Tráfico de hidrocodona

PRIORS: Ninguno

AÑO QUE ELLA RECIBE LA SENTENCIA: 2016

LA EDAD CUANDO ELLA RECIBE LA SENTENCIA: 33

LA LIBERACIÓN ESTIMADA: 10/20/2029

State: Florida
Issue: Sentencing